Buscar

MitaSam

Categoría

Poemas

Transeúnte


Despedida
padre, madre… hermanas,
adiós amigo, amor… amante.

Abducido en aeropuertos y terminales
repartido entre lugares
donde hubo sonrisas y lagrimas.

No digo adiós
pero lo hago.
Cuantos lamentos,
reproches y silencios.

Cargo este vacío
que no es soledad.

En tus labios hay consuelo
pero son morfina para mis sentimientos.

Lo que extrañaré después
será la complicidad,
el susurro de tu mirada al pasar
la caricia de mañana
—que no llegará—
de tus ojos sonriendo(me).

Una desintoxicación con nostalgia,
cuando mi vicio son tus manos
(de muchas las tuyas).

Viene de nuevo el terminal
el aeropuerto,
otra comida rápida de espera
trilladas angustias soberanas
en la común tristeza una costumbre.

Anuncios

Andrómaca a Hector 


Aguardo en tus sábanas blancas 

el delirio en tus manos,

tocandome 

más allá de mis sueños,

donde naufrágio en tus pestañas 

y me conforto al hallarte.

Quisiera odarme en tu cuerpo,

encontrarme en tus brazos

desintegrarme en tu beso,

pero no estás,

te pierdo.

Esperaré aquí  (ansiosa)

para dormir sobre tu pecho

arrullada por tus suspiros 

hasta hallar 

el ocaso en tu mirada.

Reflexión de una caída 


En la búsqueda absorto

como un Usher aferrado a historias perdidas,

encadenando cada instante de un cuento olvidado.

El recuerdo remoto de un sentimiento

que contradictorio entre pasiones se pierde.

Sintiendo todo y sintiendo nada.

Con la ilusión de estar vivo, pero ilusión al fin.

Estas en un cajón de pensamientos 

de adolescencia pasada 

de saudade de algo que nunca existió

Que fugaz e inmaduro deseo 

Con ese infantil sentimiento te engañas.

Eres esa casa de trucos

imitando la verdad

Pero tal vez  – y solo tal vez –

la simulación fue la historia 

y la realidad es la mentira.

Una Declaración de Amor


Si un suspiro valiera todo
saldría de tu boca,
Si del aire viene vida
es el que en tus sueños respiras
Si una mañana es brillante
es la que amanezco entre tus brazos
Si una noche es cálida
es la que me lleva a ti
Si te escribiera una o mil palabras
lo diría todo y no diría nada.

No es lo que escribo
es lo que siento
No es lo que palpito
es lo que en mi palpita.

Es un te quiero -un te amo-
escondido entre miradas.

Es un quédate….No!
mejor vuela conmigo.

Eres tu…y yo,
en lo claro y lo oscuro
entrelazados entre ninfas.

Tómame!
rozando mis pensamientos
tatuandote en mis ojos.

Silencio! mi oído está en tu pecho
arrullame viviendo
descansa en mi regazo.
Corre!
ve mas allá del viento
Vuelve! Bésame!
suspira entre mis labios
respira mi aliento
sueña, ríe, ama
Si! ámame con locura
Si! con locura
arrásame.

EN MI


Eres ese cuento breve
que cautiva
poema de un verso
que queda en la memoria

Amor breve pero amor
terneza en las batallas
brío y fuerza
en tu pecho desnudo

Yo -el arrogante- que creía
en amores profundos
por un instante te amo
y ese amor se desvanece
amor transeúnte
de pocas palabras
de unión simple de instantes
y de pocos momentos

Arraigado en el tiempo
Real
como el ardor de esa caricia perfecta
o el deseo de un beso más

Nada en común y todo, en esa nada
ese tu y yo, sin nosotros
Más allá del deseo
la lujuria
tocando mi alma con la yema de tus dedos
que se disuelven en los gemidos de la noche

Por un momento soy tuya
como estela de luna ante el amanecer
rozando tu ventana
breve y ansiosa
pero tuya.

Cuando te tengo cerca


Comparto tu aliento,
con mi risa en tu mirada,
en consumidos celos por lo que te toca
mientras yo, a tu lado, a un infinito de ti.

Con mi mano en tu brazo,
hago experimentos con tus sentidos
te dibujo una sonrisa curiosa,
mientras comparto contigo un pensamiento y en mis sueños tus sábanas.

Compartiría el temblor de mi mano con tu espalda,
compartiría tu calor en mi pecho,
compartiría la frutilla de tus labios,
compartiría contigo hasta mis mas profundos deseos.
En el límite de mi impotencia
no te alcanzo
porque en mi cobardía
no me alcanzas.

1313


Seguir leyendo “1313”

Definir-se


El miedo se esparce

rayos de confusión

en blanca neblina

 

La meta está obscura

Ansiedad de una busqueda vacia

con excesos de llenura

 

Eres esa hoja que cae

– y el viento lleva-

con tus ojos cerrados al sol

 

Libertad de arrepentimiento

ante las cadenas de la certeza.

¿Será valentia o cobardia?

 

¿Donde estamos quando no estamos con nosotros mismos?

 

Eres una hada sin magia

en un bosque encantado

 

Cómo aprecias el atardecer

si el mar está lejos

aunque el naranja esté en tu piel y

la sal en tu boca

 

Qué haces ante una fugaz estrella

si no tienes deseos

 

Eres una pagina en blanco

de un libro a media lectura.

 

La Espera


Mas allá de la frontera

aguarda el hogar

Lejos del cansancio del viaje

Beso de madre

que se desvanece en la noche

Labios rojos en la frente;

la promesa del retorno con el alba.

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: